Viernes, 15 de Enero de 2016

De Alejandro Gayvoronsky

Muchas veces nos preguntamos por el miedo a morir, pero ¿nos hemos cuestionado si tenemos miedo a vivir?

Bu, nadie tiene miedo, es la historia de una familia detrás de los miedos…Donde los niños no son tan inocentes y los adultos temen como niños.

La obra reúne los condimentos necesarios para poner en juego la vida y la muerte, de manera que interactúen libremente, naturalmente y hasta casi imperceptiblemente.

Personajes para los cuales ninguna prohibición es válida y sus códigos los fabrican de acuerdo a sus objetivos.

La mística de un mundo donde las relaciones humanas son cómplices de un destino ilusorio, y una realidad donde la tragedia se convierte en comedia.

No hay nada que no pueda suceder. Y si sucede, no hay consecuencias esperadas para ello. Las acciones se encadenan hasta lograr que el pánico juegue con la risa y lo trivial se combine de manera tal que roza lo absurdo.

Aborda desde lo conceptual al teatro de humor negro, a la comedia, a la tragedia, al expresionismo estético de una concepción naif gótica.

“Bu!”, una forma tonta de asustar a los niños que en esta obra adquiere otro significado...

" Los personajes de esta obra odian, aman, matan y lo que parece inexplicable resulta lógico; lo injustificable acaba con las normas establecidas y parece justo. Ellos aparecen como consecuencia lógica de actos mundanos. No obstante cada personaje está en su sano juicio, no es la locura la justificación. ..."

Alejandro Gayvoronsky





e-planning ad