Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Roberto Fontanarrosa
En esta versión del cuento del escritor rosarino predomina el mundo de la picaresca del café. Prevalece en el mismo la cuerda humorística pero no se agota en ella. Son dos amigos que están como tantos otros días matando el tiempo en el Café hasta que uno empieza a fantasear sobre lo que para él sería un día perfecto. El otro comienza desalentándolo pero luego de a poco se va involucrando en la fantasía y acompaña al amigo en ese maravilloso viaje cargado de situaciones delirantes. Los ideales y el imaginario popular cobran vida de una manera inusitada en estos dos pintorescos personajes. Cansados de la realidad cotidiana dan rienda suelta a sus sueños más deseados.




e-planning ad