Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Sarah Kane

4.48 Psicosis nos propone un viaje intenso, desnudo y desgarrador por zonas oscuras, finales, dolorosas de nuestra mente. El ejercicio de ver en ese cuerpo protagonista el sinfín de emociones contradictorias, de deseos movilizantes y de fines compasivos o autodestructivos; nos presenta un espejo, que solo puede reflejar nuestra propia relación con el mundo y con nosotros mismos. La obra nos habla de amor, de un modo poco convencional: ese amor que se amalgama con el odio; ese infinito amor por la vida que se fusiona con un deseo inmediato de muerte; ese amor al verdugo que con su parsimonia, lejanía y anonimato, se arroga el derecho de dictaminar, regular y mitigar, desconsiderado, nuestro más privado y profundo dolor.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad