Miércoles, 18 de Enero de 2017

Es una comedia moral en la que el autor se nos presenta como un observador social. Nos muestra imágines estereotipadas de las personas de la alta sociedad londinense, pero aún con esa imagen, las personalidades no nos parecen de ficción porque podemos, en estos días, encontrar personas semejantes a cualquiera de ellas. Es esta obra, el autor
nos da lecciones sobre la rigidez de las condenas morales que usualmente se imponen al ser parte de una sociedad. Wilde nos habla de la importancia de comprender las acciones individuales en su contexto sobre la facilidad de una condena moral casi automática e irreflexiva.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad