Martes, 19 de Enero de 2016

De Ricardo Cardoso
Un hombre solo está obstinado en defender su lugar de trabajo, el de toda la vida. Un loco o un estúpido que no ha aceptado el paso del tiempo, los cambios, la globalización, el eterno ajuste, el fin de siglo y el comienzo del otro. Pide explicaciones que ya ni siquiera existen, pero las sigue exigiendo. "La vieja empresa" es todo lo que tiene. Otro hombre, el que llega con la misión de demoler, apresado también en la misma realidad, pero desde otro punto. El de la inestabilidad, del trabajo "en negro", el del miedo de perder todo de un momento para otro. "La demolición" trata sobre la pérdida de las utopías, el lugar que ocupan los hombres en este fin de siglo globalizado, los cambios que se viven como imposibles de enfrentar y la angustia que eso provoca, pero también la transmisión de un hombre a otro de la fuerza para luchar. A través del grotesco, "La Demolición", muestra algunos pensamientos y algunas discusiones sobre la vida en el escenario, que no es otra cosa que el reflejo de lo que ocurre fuera del mismo, en la calle.




e-planning ad