Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Alejandro Quesada
Durante el año 2002, surge en el espacio llamado Taller con Producción, en el marco del Centro Cultural Adán Buenosaires auspiciado por Gobierno de la Ciudad de Bs. As., el grupo SUJETOS compuesto por nueve actores seleccionados luego de dos jornadas de prueba con treinta y cinco personas. SUJETOS (A UN BRINDIS FRACCIONADO) es el título de la creación colectiva a cargo del grupo, bajo la dirección de Lorena Vega, la asistencia de dirección de Verónica Nuñez y la dramaturgia de Alejandro Quesada. La propuesta consiste en explorar en los motivos expresivos de cada uno de los actores, a partir de improvisaciones atravesadas por distintas pautas de investigación en el espacio, el ritmo y la coordinación grupal que a su vez han de conjugarse con el universo interno de cada uno, haciendo uso de la asociación libre para descubrir los recorridos subjetivos de sus personajes. Combinar afinidades y opuestos en función de la historia que comienza a "tejerse" en la acción. Construir colectivamente una lógica propia que permita configurar el trabajo actoral en términos de un lenguaje singular, otorgándole, de este modo, un código particular al relato. Durante el proceso de armado el grupo es entrenado en la disciplina Contact-Improvisation a cargo de Pablo Levi; desde lo musical se trabaja con el aporte de Ezequiel Arauz; y en el aspecto estético y narra tivo los puntos de referencia son cinematográficos. Las películas son El Baile (Ettore Scola); Big Night (Campbell Scott); Fiesta de aniversario (Michael Penn); Amelie (Jean Pierre Jeunet); Los excentricos Tenembaum (Wes Anderson); Corre Lola Corre (Tom Tykwer). El trabajo se completa con la dirección de arte de Paola Delgado en el diseño de vestuario, maquillaje y escenografía. La puesta en escena se rige conceptualmente en el juego y la fragmentación. Un esquema rítmico de elipsis y condensaciones que permite un desplazamiento no lineal en el argumento, el espacio y el tiempo; destituyendo toda posibilidad de unicidad en el sentido. Lugares e historias se arman, desarman y alteran. El espacio esta dividido en tres sectores donde transcurre la acción. Hacia un lateral del espacio escénico se dispone una larga mesa con 9 sillas alrededor (8 iguales y una más pequeña). En el otro extremo hay una glorieta y un banco de plaza. Entre ambos se encuentra una puerta que conduce al baño y que funciona, a la vez, como nexo-conector que permite la circulación entre los dos espacios laterales constituidos en tanto ámbitos antagónicos: uno cerrado a las convenciones, el otro, abierto a lo dionisiaco. El tiempo no responde a un orden "tradicional", sino que se halla subvertido. Los protagonistas modifican el hilo narrativo de modo sorpresivo generando alteraciones en la temporalidad del relato. Avanzan sobre los hechos, vuelven sobre sus pasos, e incluso modifican el pasado, multiplicando las distintas situaciones. El lenguaje se expresa en el ritmo que adquieren los cuerpos en escena a través de un funcionamiento veloz y coordinado que permite operar de un modo mecánico, pero también sígnico, desplazando el tono del relato hacia el absurdo.




e-planning ad