Martes, 25 de Octubre de 2016

De Sebastián Kirszner

La O.D.O. (Organización Disfuncional Orgánica) informa que todo individuo que acceda al deceso deberá presentar todos los papeles correspondientes y luego permanecer en La Estación Intermedia hasta que sus allegados - en vida - completen el duelo correspondiente.
Una vez completado el duelo, auditado por agentes correctamente capacitados y especializados, los transeúntes al paraíso pueden proceder al próximo trámite de esta circunstancia de la vida… o mejor dicho, de la muerte.
¿Cómo es la vida después de la muerte? ¿Es todo tan armónico y paradisíaco, o es un trámite más?

“Comencé a imaginar a partir de la premisa burocrática de la vida, trasladada a la muerte, y así crear un mundo en esa circunstancia, donde no es todo es tan paradisíaco como nos enseñan, sino que no presenta diferencia con cualquier oficina de trámites por la que todos alguna vez pasamos: un numerito, una larga espera, un interminable murmullo, la ventanilla, el ruido de los sellos que con los teléfonos sonando hacen una verdadera orquesta burocrática… Así aparece éste mundo, una mezcla de cementerio con oficina, donde la gente tiene que esperar a que sus queridos en vida terminen su duelo. Solo ahí podrán acceder al próximo “trámite” de éste largo papeleo que es la muerte”, comenta Sebastián Kirszner.

  • La Estación IntermediaLa Estación Intermedia
Clasificaciones: Teatro




e-planning ad