Lunes, 17 de Octubre de 2016

De Ana Rodriguez Arana, Sergio Sabater

Arenales es un pueblo como tantos, un pueblo pequeño y llano que creció junto al mar... la frase, que se escucha en el comienzo del espectáculo, nos habla de un pequeño pueblo junto al océano. Nada distingue a esta minúscula población costera de tantas otras...La iglesia, el centro cívico, el cuartel de bomberos, la escuela secundaria y la plaza, en la que cada domingo toca la banda, le otorgan a Arenales la fisonomía habitual de un pueblo de provincia.. Enclave nostálgico, paisaje que han pintado nuestros recuerdos de infancia. Pueblo que la fantasía ubicó junto al mar.... Y de pronto... el mar se retira, los pájaros desaparecen, el viento agita la fronda de los árboles, la tierra comienza a temblar. Tragado por las aguas, el pueblo y su gente DESAPARECERAN. Arenales puede ser un pueblo sumergido, un sueño ahogado y acallado, una generación arrojada al mar... Arriba, sobre la superficie, un monumento erigido en la rivera recordará a los ausentes. Una estatua en memoria de los que el mar se tragó. Un recordatorio frente al mar....

Este espectáculo formó parte del evento: Tercer Festival Nacional de Teatro en ECUNHI

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad