Domingo, 06 de Noviembre de 2016

De Gregorio de Laferrere

Esta comedia satírica, estrenada a principios del Siglo XX es un referente ineludible en la historia del teatro argentino. Y su argumento es tan universal que no ha perdido con el paso del tiempo, como los grandes clásicos, la posibilidad de que el espectador actual se sienta reflejado en sus personajes y situaciones. No obstante, no deja de ser una obra de época ambientada allá por los 900.
Cuenta la historia de Doña María, viuda del general Barranco un incierto héroe de la guerra del Paraguay, quién la ha dejado con una mísera pensión y tres hijas mujeres a las cuales mantener. Por la necesidad, su casona se transforma en una sala burguesa venida a menos en la que además un par de jóvenes forasteros, alquilan dos habitaciones. Pasearán por esta sala, diferentes personajes que entran y salen con pantomimas hilarantes y quienes en su ansia de conquistar a Carmencita, la más agraciada de las hijas, cubrirán de regalos y favores a la madre y las hermanas. Así esta viuda ve la ventaja de perpetuar ese estado de eterno galanteo al que somete a su hija o a quien le convenga en su familia para poder beneficiarse. Pero entonces llega el verdadero amor y como un cimbronazo este giro del destino vera sacudirse los débiles cimientos en los que está mujer pretende construir su bienestar. Los personajes son tragicómicos y nos permiten permanentemente transitar entre la risa y el llanto.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad