Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Luanda Santanera, Lila Monti

El día que Cocó perdió el pespunte.

Comienza con el espacio escénico vacío y Cocó en off anunciando que el vacío precede a toda buena Creación. Porque eso es lo que se plantea como situación. Cocó está ahí para presentar su Nueva Colección. Es el fruto de los 20 años de trabajo encerrada en su taller. En su diseño intentó volcar todo lo que ella es, o quizás, lo que cree ser. Orgullosa presenta, entonces, su colección, que consta de una prenda única. Es todo lo que consiguió hacer en este tiempo.

A medida que avanza la obra podemos intuir que detrás de su aparente seguridad sus rígidas creencias están apenas "hilvanadas". Todo lo que sostuvo hasta el momento puede entrar en crisis en cualquier momento. Esto ocurre cuando aparece en escena los zapatos tan esperados por ella, que le encargó a un Gran Diseñador. Los mismos no entran dentro de los criterios que ella parece defender a rajatabla.

Entra en crisis. Así descubre que en este esfuerzo por representar en su diseño sus creencias, había dejado afuera sus deseos. Es a partir de entender esto que comienza una nueva búsqueda.

La obra se juega en tono de comedia al ponerse en evidencia el ridículo que permite al espectador cierta identificación e invita a la reflexión..





e-planning ad