Viernes, 15 de Enero de 2016

Una mujer en soledad, repite una y otra vez las innumerables formas que conoce para dejar de sentirse en ese estado asfixiante. Hojas de pasionaria que recetó la abuela, la “danza del regreso”, como una llamada urgente, y una ventana abierta por donde ve pasar su vida con los labios pintados de rojo y una taza de te. Sentimientos encontrados que al chocar, estallan dispersando sus astillas. Sucesos de la vida cotidiana, cotidianeidad absurda…la soledad.





e-planning ad