Martes, 25 de Octubre de 2016

De Laura Silva

El poema "La violación de Lucrecia" de William Shakespeare, es el punto de partida para el drama teatral "La cicatriz que permanece por siempre"

Siempre maravilladas por el modo profundo en que Shakespeare cuenta el mundo femenino, hemos encontrado extremadamente realista, en este poema, la descripción del sufrimiento de la mujer después de la violencia física y del profundo dolor espiritual que luego la invade por completo.

"La cicatriz que permanece por siempre" es la súplica de una mujer, pero también un llamado a todos aquellos que habitualmente no se detienen a pensar que una violación no es un mero acto aislado en la vida de una persona. Es la puerta de ingreso a un infierno del cual, como un laberinto, no se encuentra jamás la puerta de salida.


Clasificaciones: Teatro




e-planning ad