Viernes, 18 de Noviembre de 2016

De Leonardo Gavriloff

La adolescencia es una época maravillosa, pero también de profundos cambios, tanto en el adolescente que los debe experimentar en carne propia, como en su entorno.

Un joven que se muere luego de aspirar un anestésico para uso deportivo, otro que queda internado en terapia intensiva por consumir una droga indicada estrictamente para uso veterinario. Guardias médicas que reciben jóvenes con deshidratación aguda por consumo de éxtasis, con descompensaciones cardíacas o respiratorias por el uso de psicofármacos mezclados con bebidas alcohólicas, o con hemorragias pulmonares por sobredosis de cocaína inhalada, jóvenes que llegan con un hilo de vida o caen desplomadas a causa de la excesiva actividad física y la falta de ingesta de alimentos o abuso de laxantes y pastillas para adelgazar.

He aquí una realidad de la que nos vamos anoticiando día tras día y hasta nos parece "normal" que suceda.

Son estos algunos de los motivos de la obra, ya que ésta trata temas tan duros y cotidianos como el de las adicciones, la bulimia y la anorexia.

Hoy, nuestros adolescentes se encuentran expuestos a estos flagelos y en algunos casos muchos de ellos no tienen armas para resistirse, o peor aun, consideran que es la mejor salida o la única manera de encajar en una sociedad que a veces se convierte en devastadora y egoísta.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad