Martes, 18 de Octubre de 2016

De Armando Discépolo

Babilonia, una hora entre criados, una hora en la que el hilo de tensión entre el “arriba” y el “abajo” se estira hasta quebrarse.
Abajo la cocina, una verdadera ensalada, en la que cada uno de los sirvientes es un ingrediente diferente que la compone y el cocoliche el condimento único y común a todos. Extranjeros exiliados por la necesidad de progreso trabajan incansablemente mientras “Arriba” se festeja de la forma más pomposa el compromiso de una de las hijas de los amos de casa.
La contraposición de los nuevos ricos y la mano de obra barata hacen de Babilonia un documento de la realidad; el enfrentamiento entre amos y criados, entre dominadores y dominados, donde la luz solar se apacigua y ya no hay frentes en la escenografía, sino fondos, ya nadie se asoma, sino que se hunde, se sofoca de manera que tal que la cocina misma se convierte en una caverna rodeada de fieras domesticadas y corrompidas por la necesidad.

"Reír es la más asombrosa conquista del hombre, pero si reír es comprender que se ríe sólo para aliviar el dolor." A. Discépolo.-

Este espectáculo formó parte del evento: FELCO Festival Latinoamericano de La Clase Obrera

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad