Viernes, 21 de Octubre de 2016

Ella reclama lo suyo, quiere lo que se le quitó, lo que le es propio. Una sentencia contundente para ellos que solo deben rendirle homenaje. Esa es su condena, la de darle un tributo permanente, en actos repetitivos, actos fallidos, que se vivirán idénticos e infinitos noche tras noche, pero que en la reiteración encontraran una única certeza, que al otro día se deberán ejecutar nuevamente. Con la misma alegría de cada noche, al ritmo de un viejo wincofon se bailan pasos ya ejecutados, se dicen versos ya dichos, se quiere escapar pero no se puede. El encantamiento se renueva y se reitera cada noche de viernes en una casona del coqueto barrio de Palermo, Ella, la Literatura Argentina quiere su Homenaje, y ellos los organizadores intentaran nuevamente darle su tributo.

Seamos testigos de esa relación amorosa devenida en condena, donde el tiempo avanza y retrocede, propone y vuelve todo atrás de forma permanente e infinita.

Cada viernes los textos iran rotando, como una sucesión de Homenaje permanente a la literatura argentina.

Clasificaciones: Narración




e-planning ad