Viernes, 15 de Enero de 2016

De Valeria Andrinolo

Arnulfo está en penitencia, puso un sapo en la sopa. Él no entiende a los grandes, es que nunca le hacen caso a los chicos, como su tía que siempre tiene la última palabra. De todos modos Arnulfo no pierde el tiempo y cuando se presenta la ocasión juega a lo grande, prueba una salida y crece.





e-planning ad