Martes, 02 de Febrero de 2016

De Francesco Beltrani, Pasquale Marino

Dos hombres y un latón de agua, frente a ellos se pierde el mar. Estamos en Saline Joniche, en Calabria, donde la gente desde hace mucho tiempo ha permanecido inmóvil mirando la atrocidad, donde el Estado no hace o no quiere combatir, en una palabra a la “ndrangheta” (mafia Calíbrese).
El tiempo se ha detenido, el aire desértico es sospechoso en una atmósfera de terror y de esperanza. Los dos protagonistas, Diego y Salvatore, animan este silencio con el propio sueño, esperando alguna cosa. Como Vladimir y Estragón en "Esperando a Godot" de Samuel Beckett, los dos hacen del escenario un espacio de acción, diálogos y movimientos; detrás la historia en la inmovilidad temporal se esconde una verdad desconcertante que nuestros héroes buscan descubrir. Mientras Beckett no conocía a su Godot, Diego y Salvatore saben con certeza que cosas están esperando y es aquí que crónica y teatro se transforma en un binomio inseparable. Es por este caso que, en la pieza, la Magistratura tomará el puesto del Niño de Esperando a Godot para subrayar su inocencia de frente a un sistema que permite complicidad, pero no intromisión. ¿Pero cual es historia realmente sucedida?

Primer premio CiudadLineal Escena, Certamen de teatro Independiente, Madrid (2009)
Tercer premio en el V Certamen de teatro de Carabanchel 2008 (Madrid) y mención como mejor versión teatral, mejor selección musical.





e-planning ad