Miércoles, 22 de Junio de 2016

De Federico Andahazi

El héroe de esta novela es Mateo Colón, un anatomista del Renacimiento que al enamorarse de una prostituta veneciana, Mona Sofía, emprende la búsqueda de algún tipo de pócima que le permita conseguir su amor.

El anatomista da comienzo así, nada más ni nada menos, que a la ardua exploración de la misteriosa naturaleza de las mujeres. Es nuestro héroe un verdadero adelantado, que en su audacia, decide experimentar con prostitutas y ,además, con algo totalmente prohibido en la época, la disección de cadáveres.

Lo que descubre Mateo Colón en pleno siglo XVI es, tal como lo fuera América para su homónimo, una "dulce tierra hallada": el Amor Veneris, equivalente anatómico del clítoris, hasta entonces desconocido en Occidente.

Será una noble señora castellana la que dé cuenta del poder de este descubrimiento. Sin embargo, cuando Colón intente hacerlo público deberá enfrentarse a otro poder: el de la despiadada Inquisición. A partir de aquí se verá envuelto en un arduo y vertiginoso proceso judicial.





e-planning ad