Martes, 18 de Octubre de 2016

De Rodolfo Santana

Un marginado que se niega a ser parte de una sociedad que transforma a los seres humanos en mercancías que consumen mercancías y una mujer hastiada de su oficio, se encuentran en el parque donde jugaban cuando eran niños, y como metáfora de un planeta que se destruye día a día, Ana y Pedro descubrirán que ese sitio que antes estaba lleno de sueños y alegría hoy se está convirtiendo en un parque peligroso.

Cuenta el Director:
La obra transcurre en un parque que ha cambiado los chicos riendo por el peligro. El peligro según yo lo veo es, más que la violencia, la extinción. El parque funciona como metáfora de un planeta que se destruye.

Pedro es un personaje que viendo lo absurdo del sistema que gobierna la mayor porción del mundo ha decidido retirarse. Es un linyera pero no ha perdido ninguno de los conocimientos adquiridos. Sólo se ha retirado para mirar desde ahí, desde el lugar donde no necesita nada, cómo se mueven los humanos dentro de las corporaciones del placer y del culto a la belleza y al confort. Un mundo que ha convertido al ser humano en mercancías que comercian mercancías.

Ana ha decidido limpiar al mundo de la tristeza y ayuda a morir a los que no tienen cura. Agobiada por esa tarea, se encamina al parque. donde encontrará al ángel exterminador que con amor pondrá fin a su vida. Porque en este mundo tal cual está, ya es tarde para el amor.

Este espectáculo formó parte del evento: Ciclo de teatro venezolano en Buenos Aires

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad