La edad de la ciruela

Las casas suelen ser habitadas por familias. Y en una familia, como en un país, hay un lugar que se ama de una manera extraña porque es un lugar seguro, un árbol que no crece en otro lugar.
¿Debieran ser las casas como árboles? ¿Debieran ser las casas como nidos?
"La edad de la ciruela" nos propone un árbol, un ciruelo testigo del devenir de los afectos familiares, afectos que a su vez, han sufrido el inevitable devenir de una ciruela.
Y una casa, aquella que albergaba sólo mujeres que querian irse de allí; mujeres hermanas jugando el juego del recuerdo, el juego del reencuentro, el juego de jugar para vivir, de jugar para partir.
Y también, la búsqueda desesperada de la felicidad, más allá del tiempo, más allá de la muerte y de la maldición familiar.
¿Qué propósito tiene contar esta historia? Librarse de ella.

Grupo: Las Chicas de Blanco

2 Videos
11 Histórico de funciones
1 Notas en los medios
1 Notas relacionadas