Viernes, 15 de Enero de 2016

El ánima intensifica, exagera y falsea todas las relaciones emocionales con el cuerpo y con otras personas. Las fantasías y
conflictos resultantes son obra suya. Cuando el ánima está fuertemente arraigada, debilita el carácter del hombre volviéndolo quisquilloso, irritable, caprichoso, celoso, vanidoso e inadaptado.
Un movimiento compartido por cinco hombres y el ánima de cada uno puesto en juego plenamente en escena. Encuentros, juegos, sentimientos bailados. La belleza del cuerpo masculino en movimiento.

Este espectáculo formó parte del evento: Ciudanza 2010





e-planning ad