Lunes, 24 de Octubre de 2016

De Mónica Salerno

Las aguas encierran en un taller de costura a un grupo de mujeres obligadas como ilegales a no abandonar sus puestos de trabajo; ellas desenchufan las máquinas y se niegan a producir si las lluvias continúan. Extranjeras y mujeres "al mismo tiempo", encuentran un momento de libertad cuando hablan en su otra lengua, lejos de la mirada del jefe. La figura del otro, del diferente, desborda y ataca por sorpresa, pero el sometimiento avanza silenciosamente. En guaraní, mujer se dice "cuñá" que significa "lengua del diablo".

Este espectáculo formó parte del espectáculo: La ira de Dios - Parte l

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad