Miércoles, 16 de Diciembre de 2015

De Martin Bondone

Mayo de 1810, Buenos Aires, una pareja, la revolución.

Esta obra de "Teatro a Ciegas" plantea una aparente paradoja: la Revolución es hija de las LUCES, pero estas luces no iluminarán el escenario ni les permitirán a los espectadores que vean qué sucede en él.

Son luces que iluminarán al espectador y que lo guiarán para encontrar el espíritu que animó el ideario de Mayo; luces que sentirá apelando a todos sus otros sentidos; luces que no estarán opacadas por lo que el espectador ve sino que estarán iluminadas por lo que siente.

Es una producción del Centro Argentino de Teatro Ciego.

Con un elenco integrado en su mayoría por actores ciegos.

Duración: 70 minutos




e-planning ad