Domingo, 23 de Octubre de 2016

De Alfredo Rosenbaum
Una mujer y un hombre. Un encuentro, o el deseo de un encuentro entre una mujer y un hombre. Pero encontrarse es desencontrarse, contradeseo oculto detrás de un biombo que se trasluce y hace estallar a los que esperan. La espera del instante en que dos cuerpos se tocan y se constituyen. La espera extendida que hace estallar al sujeto que espera. Una mujer que es tres o tres mujeres que son una, y un hombre que es una sombra que enloquece: eso es El biombo, un lugar donde se pliegan y despliegan los cuerpos.




e-planning ad