Domingo, 30 de Octubre de 2016

PAJAROS QUE VUELAN DE FIEBRE entabla las relaciones danza-tecnología/danza-multimedia, como así también los cruces entre géneros y la disolución de sus límites. Se trata sin duda de búsquedas riesgosas que llegan a exhibir un carácter experimental. Se supone que lo virtual sería opuesto a lo corpóreo, a lo material. Pero en el caso de la danza, es posible lograr un nivel de exactitud y precisión mediante la tecnología que lleva a registrar minúsculos cambios físicos e introduce nuevos factores de juego.
Esta obra plantea una poética donde juegan el desafío corporal y emocional, buscando un lenguaje personal. A veces la vida no es otra cosa que eso y la felicidad se dimensiona en tanto la propia realidad lo permite.
Esa realidad que marca, acorta, limita lo que se recibió de vida; pero aún así cambiante, superflua, maleable, disfrutable… por que es la única?
En la obra hay una búsqueda personal de los intérpretes por descubrir las pequeñas cosas que conllevan a la felicidad.
A veces una cosquillas, estornudar, sonreír, un chico, quedarse dormido sin darse cuenta, el calor, la música, transpirar, andar descalzo. De todo esto y algo más cuenta la obra. Cuenta del sol, del agua sucia para tomar, del calor y el piso, del escondite, los trenes.
PAJAROS QUE VUELAN DE FIEBRE Son las cosas simples de la vida que se ven a diario y pueden llegar a mover los sentimientos más profundos.
Hacia la exploración de las emociones PAJAROS QUE VUELAN DE FIEBRE redimensiona la realidad, en la búsqueda de nuevas formas expresivas que conmuevan el alma y los sentidos





e-planning ad