Martes, 08 de Noviembre de 2016

De Nilton Bonder

“Un espectáculo diferente que vas a querer volver a ver”

El autor nos cuenta que, a diferencia de las creencias tradicionales religiosas, el cuerpo es el ente moral, ya que debe someterse a los dictados de la naturaleza, mientras que la inmoralidad reside en el alma humana, ente subversivo y cuestionador de todo. En un monólogo cargado de espiritualidad y enseñanzas, pero también de humor, Luisa Kuliok brilla desnudando su propia alma inmoral, cuestionando las interpretaciones bíblicas y purificándose en un baño de verdad y sabiduría. Apoyándose en su rigurosa formación como bailarina solista de Dore Hoyer y en su larga trayectoria como coreógrafa experta en el manejo del espacio y como puestista de exitosísimas obras de teatro, Lía Jelín trabaja con el concepto de que el cuerpo es el que expresa las emociones por encima de la palabra dicha.


“A pesar de estar de acuerdo con Bonder en que el cuerpo es eminentemente moral, cuando las emociones se instalan en él, el cuerpo rompe el mandato moral y nunca miente “, dice Lia Jelín quién ensayó durante cuatro meses explorando las posibilidades de Luisa, a quién considera una gran actriz.





e-planning ad