Miércoles, 20 de Enero de 2016

De Josefina Arias

Una titiritera con su vieja maleta repleta de sorpresas, nos narra dos cuentos tradicionales diferentes: "Medio Pollito" y "La mata de albahaca" Los personajes delas fábulas, que aguardan impacientes en la maleta, surgen de forma inesperada ycobran vida independiente llenando de fantasía y de dinamismo la narración.

Cuentos dramatizados a través de los títeres y la manipulación de objetos, con elúnico objetivo de emocionar e implicar a los pequeños.

Medio Pollito era un pollito muy raro; tan raro, que parecía como sile hubieran cortado su cuerpo justamente por la mitad: sólo teníauna pata, un ala, un ojo y media cabeza. Y, como sólo estaba completo de un lado, le llamaron Medio Pollito. Rodeado de atenciones y de cariño, Medio Pollito pudo haber sido muy feliz.

Pero Medio Pollito nunca estaba contento y, lo que era aún peor, desde que nació hizo lo que le vino en gana, era un pollito muy egoísta y desagradecido.

La mata de albahaca.

Hace muchísimos años, en un país muy lejano, vivían tres hermanas en la misma casa. A las tres les gustaba mucho la albahaca porque es una planta que huele muy bien y además espanta a las moscas, de modo que tenían una mata frondosa de albahaca cerca de la ventana y la regaban todas las tardes. Cerca de su casa, vivía un joven travieso, consentido y caprichoso que, para divertirse, trataba de tontas a las muchachas haciéndoles preguntas que no tenían respuesta.





e-planning ad