Martes, 01 de Noviembre de 2016

De Fabián Politis

Las Moiras (Cloto, Láquesis y Atropos), es decir, las diosas griegas que hilan la vida, el destino y la muerte, respectivamente, deciden emigrar desde Grecia hacia América en busca de nuevos horizontes de esperanza, bienestar y prosperidad. Para su desgracia, recalan en el barrio porteño de Montserrat, donde las hermanas toman el nombre de Clota, Raque y Pato.

La relectura del mito como historia popular. Todo paraíso es, además, un barrio.

Esta original obra transita con audacia entre la vulgaridad barrial, en la cual las diosas sufren el hastío y el aislamiento, y la inmensa solemnidad que despliega la mitología griega. Mientras se quejan de su terrible soledad, de la falta de sentido de existir eternamente y no para sí mismas, como sucedería en la envidiable brevedad de la vida, se alude a la fragilidad del ser humano, a su soledad, a su aparente incapacidad para acceder a la felicidad como consecuencia de sus ilimitados conflictos.

La historia de estas tres hermanas que, hilando, midiendo y cortando manejan los destinos de todos los hombres es algo que forzosamente continúa sucediendo día a día, aún en el presente.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad