Domingo, 06 de Noviembre de 2016

"Era un juego de apariencia adamantina y escaso contenido, de líneas galanas y coquetonas, lleno de adornos delicados: un cerrarse danzarín, a veces como baile sobre la cuerda floja, al conjuro de los más variados ritmos."

Hermann Hesse, El juego de los abalorios.






e-planning ad