Sábado, 23 de Julio de 2016

Más allá de la redundancia con su apodo, Roberto Fontanarrosa dedicó parte de su carrera al humor definido como Negro. Aunque los pasajes más reconocidos del autor en este aspecto se dieron en la historieta Boogie, el aceitoso, también desde los cuentos el rosarino encaró con extraordinaria agudeza y simpatía las grandes desgracias humanas.
¡Pobre Amelia...! es la unificación de sus relatos El verde con los botones forrados y Toda la verdad, fieles representantes del lado oscuro del Negro Fontanarrosa.





e-planning ad