Viernes, 15 de Enero de 2016

De Philipp Löhle

TEATRO WORK IN PROGRESS

Construir a la vera del río se ha vuelto baratísimo. Es por el riesgo de crecidas e inundaciones que aumenta día a día. Y eso Morgen, el protagonista de Corsarios, lo entendió. Tanto que decidió tomar el devenir del mundo por las astas y construir la casa-arca, creada por él según los últimos estándares de la ecología e ideada para salvar a la humanidad de los avatares del cambio climático. La casa-arca está pensada para funcionar en forma absolutamente autónoma, sólo gracias a la energía solar. De ahí que no necesite calefacción, ni se puedan abrir las ventanas, y que esté provista de una máquina elevadora hidráulica. La casa-arca parece ser la única esperanza. Están apareciendo incluso los primeros inversores, los que podrían multiplicar la casa prototípica. Sólo falta convencer de esto al resto del mundo...





e-planning ad