Domingo, 16 de Octubre de 2016

De Carlos Pacheco

Una versión de Jorge Gutiérrez y Marcos Acevedo que guarda un profundo valor histórico al ser una bisagra entre el sainete y el grotesco, dos géneros que se desarrollaron en nuestro país durante los primeros años del siglo XX y que llegaron a su auge entre 1922 y 1928. En esta obra de un solo acto Gutiérrez y Acevedo plasman una visión contemporánea y dinámica de los géneros emblemáticos del teatro argentino, que en sus comienzos el Teatro Estable de la Provincia supo cultivar de una manera destacada.

La acción transcurre en una tarde de carnaval, donde unos cuantos tipos ante los ruidos cómicos de la calle, mueven el respectivo cascabel interno.





e-planning ad