Martes, 18 de Octubre de 2016

De Daniel Zaballa

La tragedia de Sófocles, en versión de Daniel Zaballa, sube a la escena local.

La tragedia de una mujer que enfrenta al poder por la memoria de su hermano es el puente por el que los espectadores visitan y vuelven de las dictaduras de la antigua Tebas y de la Argentina.
La obra -escrita a los 20 años del golpe militar y estrenada por primera vez en 1997- está protagonizada por Analía Di Vito, en el papel de Antígona, Susana Oliverio, como su hermana Ismena, y Edgardo Alberro, que encarna a Creón, tirano de Tebas y principal nexo entre aquella tragedia griega y la dictadura argentina iniciada en 1976.

La puesta en escena, así como las luces y la música, instalan al espectador en un clima donde la rebeldía y la represión se disputan a cada instante la hegemonía del tiempo y del espacio.

Antígona, paralelo '76 conmueve desde el primer minuto y provoca tanta emoción en el público como deseos de abandonar la butaca y tomar partido frente a la arbitrariedad del poder. Sobre todo, cuando la historia que se relata está calada en nuestras vidas y atraviesa con tanta intensidad el pasado inmediato y el presente de nuestra sociedad. La obra se destaca entre las muchas formas en las que el teatro abordó el horror de la dictadura. Por ese puente entre la Grecia antigua y la Argentina reciente, por la potencia que adquiere la búsqueda de la identidad de los vivos y los muertos, y porque nadie consigue, adentro o afuera de la sala, quedar al margen de este relato histórico.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad