Jueves, 13 de Octubre de 2016

De Ariel Farace

Buenos Aires, 3 de Febrero de 1852. Batalla de Caseros: El ejercito de la Confederación Argentina, al mando de Juan Manuel de Rosas es derrotado por la Alianza de Corrientes y Entre Ríos con Uruguay y Brasil, por el ejercito liderado por Juan Justo José de Urquiza. Después de la batalla, Rosas regresa derrotado a Buenos Aires. Redacta su renuncia y marcha raudo a la casa del Embajador inglés Gore. Su hija Manuelita y el embajador tratan de convencerlo sobre la necesidad de refugiarse en el buque de guerra Centaur, anclado oportunamente en la rada del puerto. Esa noche, disfrazado, llega al puerto y sube al buque con sus hijos. De allí partirá a su exilio en Inglaterra, lugar en que el residirá hasta su muerte, en 1877.

La obra nos sitúa en los intersticios de la conciencia de Juan Manuel de Rosas, donde los recuerdos se mezclan vertiginosamente con el presente de un hombre derrotado, perdido en el exilio y en el pasado de quien supo ser el hombre más poderoso de estas tierras. Esa conciencia alterada, intentará reconstruir su huida de Buenos Aires, su derrota en aquel verano de 1852, y el transcurrir de toda su vida. La vida de uno de los hombres más ambiguos y controvertidos de nuestra historia nacional: Juan Manuel de Rosas.





e-planning ad