Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Julián D’Angiolillo
Un biólogo muere en un naufragio. Con él se pierde un laboratorio experimental de cicatrizantes germinados en agua. Sus hijos sobrevivientes, Gabriel y Carlota, alquilan el barco de un hombre de río, Zacarías, que los conducirá al mar para completar la cría. La reconstrucción del laboratorio marino es minuciosamente calcada de los cuadernos del biólogo. Zacarías no participa de los trabajos, seduce a Carlota alejándola de su hermano y sus tareas comunes. Se suceden una serie de extraños accidentes, primero sobre el perro del barco; luego, sobre Gabriel. Ambos son cicatrizados por Lara, la enfermera, hermana de Zacarías. La amenaza parece provenir de las profundidades, por el excesivo desarrollo de las crías, la naturaleza violentada; sin embargo las culpas y sospechas se confirman entre los hermanos en cubierta, ante el fracaso de la farmacia marina, la empresa familiar.

Este espectáculo formó parte del espectáculo: El ciclo Nueve 2002

Este espectáculo formó parte del evento: El ciclo Nueve 2002





e-planning ad