Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Dalmiro Sáenz

La siempre vigente obra de Sáenz, clásico del humor absurdo argentino.

La puesta en escena de esta obra es el resultado de un trabajo de investigación: dar paso a la institución televisiva; dejar que se apodere de los cuerpos -mucho no le cuesta a la televisión apoderarse de todo- sin alterar el texto que Dalmiro Sáenz pensó para el ámbito de la justicia.





e-planning ad