Lunes, 25 de Enero de 2016

De Ariel Barchilón
La obra tiene estructura de oratorio y por lo tanto no tiene personajes que encarnan una historia, sino oficiantes que cuentan el relato de luz y sombras de nuestro país. Su estructura discursiva asume dos formas: diálogo directo de los oficiantes con el público y distintos monólogos en los que los se encarnan las voces de algunos personajes. La temática que aborda es el proceso político, social y económico que va de la Argentina del Granero del Mundo a la Argentina del Corralito. Dentro de ese arco se ha trabajado con tres generaciones: la de los abuelos o bisabuelos de los actores (inmigrantes europeos), la de la actualidad (el abismo del país actual, enfocado en cuatro motivos: la desocupación, el hambre, la falta de futuro y la emigración de los nietos de los inmigrantes) y la de nuestros hijos, que encarnan la luz del futuro. La materia elaborada por el dramaturgo y el director es testimonial (elemento autobiográficos, materiales extraídos de medios de información masiva y testimonios de emigrantes reales), pero ha sido tratado de acuerdo a los principios formales y rítmicos de la poesía, la música coral y el expresionismo lumínico.

Este espectáculo formó parte del evento: Proyecto puentes III Ciclo 2002





e-planning ad