Domingo, 17 de Enero de 2016

De Fernando Blanco

Formato callejero, polifrontal. Consta de diez escenas sin línea argumental ni de tiempo. La disposición del público es de corro circular o griego.

Sucesión de cuadros sin continuidad en línea de tiempo. Cada escena tiene una resolución en si misma pero articuladas con una rítmica muy precisa, los cuerpos y las voces de los actores componen tanto a los personajes como a los objetos escénicos. Los principales tópicos que trata este espectáculo están en relación con el lugar del adolescente frente a las diferentes adicciones, la educación, la prevención del sida y la violencia.

El grupo nace en el partido de Moreno en 2007, en el marco del proyecto “A rodar la vida” impulsado por tres organizaciones “Honrar la vida siempre”, “Movimiento pibes por pibes” y “Fundación OASI”. Este proyecto busca fomentar desde su labor artística el intercambio y el abordaje innovador que facilite la transmisión de contenidos desde la identificación adolescente.

“Estos actores no son acróbatas de los sentimientos, encarando héroes resplandecientes y siempre victoriosos. Son hombres y mujeres comunes enfrentados a sus miedos, sin armas, ni justificaciones para expresar sus ideas claras para crecer, para vivir.” Fernando Blanco.





e-planning ad