Sábado, 16 de Enero de 2016

De Arístides Vargas

En su casa... sobre los muebles, bajo la cama... a veces uno cree que no pasa nada... Pero no. Aquí pasa... pasa su vida...
Delante de nosotros,
nos cuenta su historia.
Una historia colmada de líneas rectas, ladridos histéricos, pájaros, hombres con labios congelados, palabras mágicas, enfermos terminales que no saben donde terminan.
Una historia. Una historia que necesita ser contada. A veces uno cuenta una historia.
No sabe.
No...
No sabe por qué la cuenta. No sabe el sentido de contar su historia.


¿Qué sentido tiene contar una historia?

Esta muchacha sin edad nos invita a su casa para liberarse, para compartir su vida

en libros, para plantearle al espectador una maravillosa duda: ¿reir o llorar?

Una historia de ilusión, autoridad, pájaros y libertad. ¿Una historia de

amor? Tal vez, porque todos los libros del mundo son historias de amor.

Otra producción del Centro Cultural y Biblioteca Popular Enrique Santos Discépolo





e-planning ad