Sábado, 22 de Octubre de 2016

De Leopoldo Russo

Una comedia grotesca, sobre el amor y el espanto. Dos personajes
en apariencia ridículos y patéticos, enfrentados, en una madrugada de vino y ginebra, al espejo de sus propias vidas...
De fondo un disco rayado del Polaco Goyeneche y el humor, una vez mas, tejiendo su travesura sobre el escenario, hasta el manso y esperanzado final... ¡el público, imaginara el día siguiente!
Ella: una cuarentona cursi y ridícula que atiende un barcito al borde de una ruta. Le da de comer a los camioneros y algunas otras cosas mas.
El: un frustrado cantor de tangos que alguna vez gano un pajarito en un programa de televisión, y que vive en un cine abandonado de un pueblo casi fantasma, al que se llevo la inundación.
Los dos, que se conocen desde chicos, esperan el llamado de alguien que se fue al sur y le prometió venir a buscarlos.
Entre los dos: el juego de un ritual, donde los sueños, los recuerdos del pasado y sus propias fantasías van armando un rompecabezas que no terminaran de armar.
Y el amor flotando sobre ellos como un barrilete sin cola.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad