Miércoles, 10 de Febrero de 2016

De Glener Morales

Agridulce es un viaje hacía el centro mismo de la esencia del alma humana, del ser cotidiano.
Sin mayores ambiciones que desnudarnos ante nosotros mismos y re-conocernos como seres humanos, sensibles, únicos e irrepetibles con vivencias que no nos resultan ajenas, capaces de reflejarnos por un instante breve e infinito en los ojos del Otro con la única salvación de la piedad y del abrazo como herramientas.





e-planning ad