Miércoles, 19 de Octubre de 2016

De Pablo Iglesias

Los hermanos quieren despedirse para siempre de esa casa de playa.

Pero antes hay que aprender a nadar. Hay que aprender a mirar otros mares porque los recuerdos son de arena.

La guitarra, El asiento banana de la rodado 14, la molotov, los fórmula 1 con masilla y cucharita, la pluma del cuervo, el karting de Meteoro, la famosa pistola de balas botella, derretir chocolatines Jack dentro de una cubierta vieja de auto y las fichas ayuda memoria. Y no es tragedia, es la vida.

Luego de exitosas temporadas con obras como El baile del pollito, La patria submarina y Cascarita no luce ni cierra, el dramaturgo y director Pablo Iglesias vuelve al teatro Puerta Roja con su último trabajo que convoca a reflexionar sobre el deseo, la evocación y las pérdidas, atravesados con un fuerte aire a travesura y sin necesidad de recargadas melancolías.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad