Domingo, 17 de Enero de 2016

De Manuel Maccarini

Dos mujeres y su juego secreto. Viejas chismosas con las puertas entreabiertas y los ojos alertas. Verdades construidas con pequeñas mentiras. Miradas que desnudan. Cuerpos que sólo son lugares para la representación. Crímenes impunes como grietas en el tiempo. ¿Quién es el libre que pueda lanzar la última palabra?





e-planning ad