Viernes, 21 de Octubre de 2016

De Eloy González, Emma Rey
Buscando el accidente se da lugar a lo intempestivo. No hay estructura. Desvío de la historia personal del paciente a través de nuevas narrativas que se construyen. Predomina lo molecular, la mirada de estos integrantes es vivida como persecutoria produciendo ansiedades psicóticas del cuerpo fragmentado. Un gran fervor pensante –físico- y súper poblado que lleva un abismo pleno. Un viento carnal y resonante que sopla. Las raicillas ínfimas pueblan este viento como una red de venas y entrecruzamiento de pestes y miserias. Hoy estamos de guardia, en este hospital la risa no tiene cura. Descuento en las entradas para estudiantes y jubilados




e-planning ad