Jueves, 20 de Octubre de 2016

De Juan Carlos Ghiano

Una comedia costumbrista con amago de grotesco y trazos esperpénticos del antiguo sainete porteño, que subió a nuestra escena en 1959. Pero Ghiano ya tenía representadas a esa fecha, por conjuntos independientes de sus pagos entrerrianos, las obras La puerta del río y La casa de los Montoya. Después vinieron La Moreira, Antiayer, Corazón de tango, etc. Narcisa Garay, mujer para llorar es la visión de diversos aspectos de un Buenos Aires que desapareció hacia 1940, del barrio yrigoyenista, los fracasados cantores, las familias honorables venidas a menos, los desplazados huéspedes campesinos y también los almaceneros españoles.

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad