Jueves, 03 de Noviembre de 2016

De Roberto Arlt

"Un Auriga es el encargado de equilibrar las fuerzas, para realizar en esta vida la verdad y la belleza"

Un espectáculo en el que se combinan algunas notas referentes a la estética del expresionismo Alemán, integrando a la puesta el lenguaje del teatro de sombras, logrando destacar una atmosfera onírica y de extrañamiento, dentro del marco de ensueño carateristico a esta compleja pieza de Roberto Arlt.

Sofía, una sirvienta inmigrante de principios de siglo, trata de escapar de la oscura realidad que la rodea y los constantes abusos del hijo de la patrona, cae víctima de un sueño, plagado de fantasmas vanos y pueriles, que la torturan cruelmente dentro de su fantasía millonaria... La verdadera sabiduría, se halla a la sombra de sí misma.

Siendo reportero policial del diario Crítica en el año 1927, tuve una mañana del mes de setiembre que hacer una crónica del suicidio de una sirvienta española, soltera, de veinte años de edad, que se mató arrojándose bajo las ruedas de un tranvía que pasaba frente a la puerta de la casa donde trabajaba, a las cinco de la madrugada.
Llegué al lugar del hecho cuando el cuerpo despedazado había sido retirado de allí. Posiblemente no le habría dado ninguna importancia al suceso (en aquella época veía cadáveres casi todos los días) si investigaciones que efectué posteriormente en la casa de la suicida no me hubieran proporcionado dos detalles singulares.

Me manifestó la dueña de casa que la noche en que la sirvienta maduró su suicidio, la criada no durmió.

Un examen ocular de la casa de la criada permitió establecer que la sirvienta no se había acostado, suponiéndose con todo fundamento que ella pasó la noche sentada en su baúl de inmigrantes (hacía un año que había llegado de España). Al salir la criada a la calle para arrojarse bajo el tranvía se olvidó de apagar la luz. La suma de estos detalles me produjo una impresión profunda.

Durante meses y meses caminé teniendo ante los ojos el espectáculo de una pobre muchacha triste que sentada a la orilla de un baúl, en un cuartucho de paredes encaladas, piensa en su destino sin esperanza, al amarillo resplandor de una lamparita de veinticinco bujías.

De esa obsesión, que llego a tener caracteres dolorosos, nació esta obra que, posiblemente nunca hubiera escrito de no haber mediado Leonidas Barletta. [...] el estreno, las representaciones [...] me han convencido de que si técnicamente no he construido una obra perfecta, la dosis de humanidad y piedad que hay en ella llega al público y lo conmueve por la pureza de su intención."

Roberto Arlt

Este espectàculo cuenta con el apoyo de Proteatro.

Esta es una producciòn de "EL AuRIga tEATro"

Montaje de Sombras: Ana Utrero

Clasificaciones: Teatro




e-planning ad