Lunes, 17 de Octubre de 2016

ÓPERA DE CÁMARA EN UN ACTO

Tratada, no obstante el tema, sobre el modelo de los Intermedios del Siglo XVIII, la ópera fue dirigida por Arturo Toscanini en el Teatro Costanzi de Roma en 1911, y ha recogido seguro éxito en el Metropolitan de Nueva York y en el Covent Garden de Londres. Por la ajustada conexión entre palabra, gesto y música, el director Félix Motte dijo de ella: "Parecerá una extravagancia, pero, para mí, esta es la ópera más wagneriana que conozco".

La acción se desarrolla en Piamonte, Italia. Camino de su casa, Gil cree reconocer a su mujer en una que pasa. Pero, la encuentra sentada ante el piano. En realidad, la mujer ha regresado a toda prisa, anticipándosele. Siente olor a tabaco y sospecha, porque Susana no fuma. Piensa que ha recibido a un hombre y siente celos. El criado Sante (un mimo, en la ópera) no dice nada, y Gil pregunta a Susana si ha salido. Ella lo niega. Gil siente remordimiento por haber sospechado, pero continúa percibiendo olor a humo mientras toman el té. Vuelven las sospechas y acusa a Susana de ocultarle algo. La mujer lo admite, pero no dice de qué se trata. Gil hace una escena, lo rompe todo y ella huye a su habitación. Luego, dice a su marido que se vaya al círculo con los amigos. Sale Gil, pero ovida el paraguas. Susana hace que el criado le dé los cigarrillos que había comprado cuando salió y le había dado al entrar. Va a encender uno, cuando regresa su marido en busca del paraguas. Sale Gil, por fin, y Susana fuma. Seguro de que hay un amante en la casa, Gil entra por la ventana... y descubre el inocente secreto de su esposa. Se excusa y hasta promete que él también fumará para hacerle compañía.

Clasificaciones: Opera




e-planning ad