Martes, 27 de Septiembre de 2016

"Como pata de olla" es el dicho que se emplea popularmente en nuestros pueblos y en la campaña, para referirse a algo corto, breve, para bien o para mal. ¿Quién no sabe", dirán muchos. Pero nunca falta tampoco el que piense o diga que las ollas no tienen pata y por lo tanto que el dicho no tiene sentido, todo lo cual nos obliga a aclarar, por si hay aquél que necesita luz; la expresión se refiere a aquellas ollas de hierro fundido, las mejores para el pororó y el poroto, de boca de vuelo abierto que se cierra en elegante cintura para luego abombarse en amplia redoma, generoso seno de hervores y frituras. Las había, y las hay aún, de todo tamaño. Desde las para un "guisito carrero", hasta las enormes, llamadas "jaboneras" por ser las mejores para hacer en ellas el jabón casero, zaino oscuro, otrora el más común en nuestro campo. Y esas tenían, tienen, patas. Y son cortitas. Justamente el "corte de cara" que distingue a los cuentos de este libro como miembros de una misma familia y el que nos hizo elegir o nos dictó el título" "José María Obaldía - "Como pata de olla" E.B.O. 1998

Este espectáculo formó parte del evento: Festival 66 Aniversario





e-planning ad