Sábado, 16 de Enero de 2016

De Alejandra Pizarnik

...la protagonista agita las flores de la infancia y crispa los recuerdos derruidos en donde acechan los mandatos. Hay una estética del deterioro que avanza sobre los objetos y carcome a las criaturas .... Se desnuda la aporía del vivir, estamos siempre llegando, atravesando un pasaje insoluble....Segismunda lo sabe porque ha ejercido la mirada como una "lámpara demasiado intensa? sobre aquello que la rodea y entonces se pregunta: ¿Cuándo dejaremos de huir? Y la respuesta está en el ritual cargado de símbolos, en el teatro del desencuentro lúcido en donde la ausencia se vuelve nítida o la presencia más inquietante".

Este espectáculo formó parte del evento: Festeva - 1er Festival de Teatro de Villa Adelina





e-planning ad