Sábado, 16 de Enero de 2016

Oliverio Girondo es mi poeta favorito.
De él como persona, conozco casi nada. Apenas lo que pude leer en alguna biografía. No sé como fue como padre, como esposo, como hijo. Desconozco que método de trabajo acostumbraba usar y de dónde rescataba sus imágenes.
De todas maneras es su obra la que me conmueve.
Descubro, cada vez que lo leo, que nos une un enorme placer por el juego.
Detecto en sus textos el regocijo que le proporciona la posibilidad de utilizar su lenguaje con total libertad y me siento identificado.
A él le gusta jugar con las palabras.
A mí, con los movimientos en el espacio.
A los dos nos gusta combinarlos, trastocarlos y enredarlos para que de esa ensalada surja un nuevo sentido... inesperado.
A él le gusta inventar universos poéticos a través de los significados y los sonidos de los verbos.
A mí me gusta generar imágenes que sólo puedan suceder en el teatro.
Hace mucho que tengo ganas de abordar sus textos y hacerlos vibrar en un escenario, porque sus versos me atraviesan, me resuenan, me cuestionan, me reflejan.
Su discurso atrevido, irreverente y original me convida a traducir la emoción que me produce.
Por todo esto, aquí va nuestra Corazonada. Una selección de sus poemas puestos en movimiento.


Gerardo Hochman

  • Corazonada.movCorazonada.mov

Este espectáculo formó parte del evento: Festival Provincial de Teatro para Adultos 2009
Este espectáculo formó parte del evento: 25º Fiesta Nacional del Teatro en La Plata





e-planning ad